Ventajas de practicar yoga en la intimidad

young, beautiful girl performs yoga asanas on the lake shore. nature, zen, lifestyle

La razón principal por la que practicar yoga está tan de moda es por sus infinitos beneficios, tanto a nivel mental, como físico. Incluso, hay quienes aprovechan la técnica y la aplican en otros ámbitos de su vida, como practicar yoga en la intimidad.

Ver más: Consigue un cuerpo de modelo con estas rutinas de ejercicios

Ventajas de practicar yoga 

No hay duda de que practicar yoga nos vuelve más fuertes y elásticos. Aunque es cierto que muchos yogis, como se les conoce actualmente, lo practican por muchas más razones.

El yoga es una experiencia completa, en la que nuestra mente trabaja al mismo ritmo que nuestro cuerpo. Este ejercicio ayuda también a reducir el estrés, la ansiedad y la depresión, además de ayudarnos a mejorar los niveles de atención y nos hace conciliar mejor el sueño. Así que, ¿por qué no aprovechar todas estas ventajas y aplicar la técnica en nuestra vida sexual?

Poses de yoga en la intimidad

Actualmente existen más de 60 asanas, o posturas, en el mundo del yoga. Y aunque sea difícil de creer, hay unas poses inimaginables que pueden ayudar a mejorar nuestra experiencia durante las relaciones sexuales. Estas son algunas de ellas:

Niño

Una de las posturas más fáciles del yoga es la del niño. Hay que sentarse sobre los talones, mientras separamos las rodillas a lo ancho de nuestra cadera. Después de exhalar, debemos colocar la parte superior de nuestro cuerpo sobre los muslos y la cabeza apoyada en el suelo. Después, lleva tus manos hacia atrás, cada una en su respectivo lado, con las palmas de las manos mirando hacia el techo.

Rueda

Esta pose es ideal para personas con fuerza y equilibrio, ya que es muy fácil de perder mientras se realiza. Para ello hay que colocarse boca arriba con las manos y los pies tocando el suelo y subir el cuerpo. Hay que dejar las extremidades totalmente pegadas al suelo mientras se sube y mantener.

Bhrigasana 

También conocida como la postura del escarabajo, es una de las poses más sencillas. Hay que tumbarse en suelo y llevar nuestras piernas hacia el abdomen ligeramente flexionadas. Tomar el arco interno de cada pie con su respectiva mano. Después, se debe exhalar y llevar las rodillas al suelo abriendo la pelvis. La espalda debe estar en todo momento apoyada en el suelo, y los pies paralelos al techo.

Cobra

La pose de la cobra es ideal para practicar yoga en la intimidad. Para ello hay que tumbarse en el suelo boca abajo, estirar piernas y pies hacia atrás, y levantar ligeramente el tronco.

Perro boca abajo

La postura del perro boca abajo es una de las asanas más clásicas del yoga y además muy sencilla. Hay que ponerse de pie y abrir las piernas ligeramente. Después hay que bajar el torso e intentar tocar el suelo con las manos.

Existen otras posturas como la del conejo, el beso en chakra, la pose del muerto o la del camello.

Es recomendable evitar hacer las poses mencionadas anteriormente si no contamos con experiencia previa practicando yoga. Ya que hay riesgo de sufrir alguna lesión. Por eso es importante ser conscientes de nuestros propios límites.

Nota: Eme de Mujer Colombia

Publicidad

Comments

comments

Escrito por
Más de Marilyn Cejas

Ideas para decorar tu árbol de Navidad

Al colocar el árbol de navidad en nuestro hogar sentimos que una...
Leer más