Estos problemas vaginales afectan tu vida sexual

La gripe es algo que puedes discutir con tus amigas o tus compañeras de trabajo. Es especialmente molesta como para pedir recomendaciones, remedios caseros y hasta experiencias pasadas. Por su parte, los desequilibrios vaginales no sólo suelen ser igual de molestos y dolorosos, sino que igual de recurrentes. Pero es imposible hablar de ellos, a menos que sea necesario.

Ver más: Cistitis y su relación con las relaciones sexuales

Lo malo de cerrar la conversación en cuanto a temas vaginales, es que las mujeres hoy en día tienen muchas dudas al respecto. Muchas sufren en silencio y otras siguen su vida normal sin saber que su vida sexual podría ser la culpable.

Infecciones en vías urinarias

Las infecciones en vías urinarias afectan la uretra y no son técnicamente un desequilibrio hormonal, según HealthLine. Sin embargo, ocurren usualmente porque las bacterias alrededor de la vagina se meten a la uretra gracias a su proximidad. 

Suelen suceder por el sexo recurrente o no orinar después de tener relaciones sexuales. También ocurren por no tomar suficiente agua o tomar mucho alcohol o cafeína.

Los síntomas incluyen: dolor pélvico, ardor al orinar, urgencia para orinar (aunque no salga nada) y orina turbia, con sangre o con olor fuerte.

Para tratar una infección en vías urinarias, primero tienes que ir con tu médico para que te recete antibióticos y un analgésico. Notarás que tu pipí se vuelve naranja o amarillo fuerte, pero es completamente normal.

También se recomienda tomar MUCHA agua y evitar el sexo. Si no quieres detener tu vida sexual es súper importante que vayas al baño antes y después del coito.

Infecciones vaginales por hongos

Aunque las infecciones vaginales no tratadas no se vuelven peligrosas, según HealthLine, definitivamente pueden ser igual de molestas que otras condiciones de salud.

Debido a que es posible que las bacterias pasen de un lado a otro durante el sexo, usar condones o el método del coito interrumpido (no terminar dentro) que disminuye la cantidad de esperma en la vagina, puede ayudar a disminuir el riesgo, según Go Ask Alice.

Los síntomas incluyen: comezón, flujo vaginal como queso cottage y dolor durante el sexo.

Las infecciones vaginales recurrentes están ligadas a un sistema inmune débil. Por ejemplo, las personas con diabetes luchan con esto constantemente. De igual manera, el uso frecuente de antibióticos afecta el equilibrio vaginal.

Para prevenirlas, se recomienda usar jabones y lociones vaginales sin fragancia, cambiarse de ropa interior sudorosa lo antes posible, limpiarse una vez al día con agua tibia (ni más ni menos), usar ropa interior de algodón y tomar probióticos.

Vaginosis bacteriana

Esto suena más preocupante de lo que en verdad es, porque la vaginosis bacteriana no es una verdadera infección, según Prevention. Sucede cuando el equilibrio natural de las bacterias en la vagina se ve afectado y hay una sobrepoblación de bacterias malas.

Los síntomas incluyen: flujo vaginal delgado, blanco, gris o verde, comezón y con olor a pescado, según HealthLine.

Desafortunadamente hay cepas bacterianas que tú y tu pareja pueden transmitirse una y otra vez. Por eso se recomienda evitar el sexo cuando se tiene vaginosis.

Para prevenirlas se recomienda evitar productos vaginales sin fragancias, usar ropa interior de algodón, tomar probióticos y usar condones.

Por fortuna, la vaginosis no necesita tratamiento. De hecho, entre menos hagas en su contra mejor, pues la vagina puede limpiarse sola.

Nota de Eme de Mujer

Publicidad

Comments

comments

Escrito por
Más de Lina Gil

Recomendaciones para combatir las causas del mal aliento

El mal aliento, medicamente llamado halitosis, puede ser consecuencia de malos hábitos de...
Leer más