Cinco efectos poco conocidos del divorcio

El desamor es un efecto secundario muy común del divorcio. Después de todo, éste marca la diferencia en algo que, se suponía, duraría hasta que la muerte los separe.

Ver más: Entre más caro sea el casamiento, menos probabilidades que dure el matrimonio

Pero con los índices de divorcio tan altos, son sorprendentes los efectos que la mayoría no reconoce. Digo, el dolor y las lágrimas no son lo único, hay más detrás de una separación tan dolorosa.

1- Se enfatiza el miedo a estar sola: Ya sea que la soledad fuera o no fuera una preocupación pasada, no hay nada como una relación fallida como para enfatizar la posibilidad de llegar a la vez sin compañía. Al final del día estarás casi segura de haber tomado la decisión correcta, pero te dará mucho miedo estar sola más adelante.

2- Cambio de responsabilidades: Es un hecho que dos salarios son muy diferentes a uno solo, pero a veces, especialmente si uno se queda en casa, el reto más importante será la realineación de responsabilidades. Si el hombre no colaboraba en la casa, ahora se verá con el reto de aprender a lavar, hacerse cargo de un hogar, y de prepararse sus alimentos. El cambio era obvio, pero lidiar con esas responsabilidades será todo un reto.

3- Los niños aprenderán de esta experiencia: Muchos estudios se concentran en los malos efectos que tiene el divorcio en los niños, pero la realidad es que si los padres que se divorcian permanecen respetuosos y civilizados, hay buenas posibilidades de que sus hijos aprendan a hacer lo mismo bajo circunstancias más difíciles.

4- El proceso no siempre se ve igual: Aunque un divorcio pueda prolongarse a veces, el proceso emocional y psicológico puede verse diferente en una pareja, como en otra. Algunas pueden mantenerse como amigos, otras no pueden ni verse. Un reajuste así requiere aprender cosas nuevas, y habrán ventajas y desventajas de esto.

5- El divorcio ofrece perspectiva: No todo es miedo y desilusión. Dado que cada matrimonio es diferente, cada divorcio también lo es. Algunos pasan por la etapa de la negación, mientras que otros se hunden en el remordimiento. Pero al final llegamos a la última etapa, la de la aceptación y la perspectiva.¿Tomaste una buena decisión? Ahí lo sabrás.

Por Equipo Eme de Uruguay

Publicidad

Comments

comments