¡El tiempo ya inició! Los aspirantes se toman el casting de MasterChef Panamá

Los nervios te atacan la noche anterior, te cuestionas si serás capáz de enfrentarte a cientos de personas que cocinan igual o mejor que tú. Esto te puede llevar a decidir no arriesgarte, a no seguir tus sueños. Sin embargo, este no fue el caso, alrededor de 500 personas se presentaron a los macro castings del megaproyecto MasterChef Panamá.

Ver más: Segundo Episodio: Creatividad e ingenio en la cocina de MasterChef Panamá

¿Cómo hago para diferenciarme? ¿Qué cocino? Seguro fueron las primeras preguntas que se hicieron todos en su momento, muchos aprendieron a hacer nuevos platos, otros practicaron una y otra vez lo que más aman comer, pero, sólo algunos se atrevieron a llevar en sus vasijas las enseñanzas de sus abuelas, las correcciones de sus madres y de sus tías, los halagos de sus amigos cuando probaron su comida por primera vez, llevaron ese momento que les hizo conectar con la cocina y ahí ocurrió la magia.

Los macro castings de la primera temporada de MasterChef Panamá sobrepasaron todas las expectativas, tanta gente talentosa, personas que nunca habían estudiado cocina ni sabían de técnicas o trabajado en restaurantes se atrevieron a presentarle a tres grandes chefs que son: Cuquita Arias, Felipe Milanés y Fabien Migny sus platos y, el resultado fue alucinante; al chef Milanés le hicieron recordar una tarde en su casa cuando estaba pequeño; al chef Migny le sacaron sonrisas y vaya, que eso sí es difícil!!! Y ni que decir de la imponente Cuquita Arias, quien probó más de una vez, por lo rico que estaban esos platos de personas comunes, como tú y como yo.

 

No todos obtuvieron la tan preciada cuchara de madera, que les certificaba que pasaban a la siguiente etapa, solo 38 aspirantes lograron entrar, pero ahí no acababa todo, venía un reto de eliminación que dejo a más de uno desorientado, frente a ellos, se les colocó los mismos ingredientes y debían preparar nada más y nada menos que un ceviche de corvina al mejor estilo panameño.

Muchos se dejaron llevar por las emociones y se bloquearon, otros aprovecharon la adrenalina de preparar un ceviche en 15 minutos para obtener la seguridad que les faltaba y algunos de los aspitantes jamás habían preparado un ceviche.

No habían segundas oportunidades, era estar en MasterChef Panamá o verlo desde sus casas, posiblemente más de uno, se enfocó en solo hacerlo bien y se olvidó de darle su toque especial y ahí fue donde solo 20 hicieron la diferencia.

La decisión no fue nada fácil para los jueces, escoger los 20 mejores ceviches les tomo un buen tiempo, pero los tres concuerdan que definitivamente escogieron bien.

Por otro lado, los aspirantes se sentían oficialmente dentro de la cocina de MasterChef, solo que aún faltaba ese último reto que les daría el pase al comienzo de este gran sueño, y ese era, cocinar su mejor plato.

Se podría decir que en este último filtro se destapó toda la tensión que guardaban los aspirantes, el saber que podían obtener el delantal de MasterChef fue el estímulo perfecto para poner su corazón en ese plato que los haría pasar, y así fue como los mejores demostraron que tenían lo necesario para estar dentro de la cocina de MasterChef Panamá.

Publicidad

Comments

comments

Más de Andrea Contreras

Remolino de emociones en el quinto episodio de MasterChef Panamá

Llegar a la mitad del programa, después de venir de un reto...
Leer más