¡Agárrense! Viene bajando la guerra en la cocina de MasterChef Panamá – Resumen episodio 7

Solo seis. Los aspirantes se miraban entre sí pensando y sabiendo que solo quedaban 6 de 500 personas que iniciaron esto, ya habían pasado por tantos retos, habían despedido a tanta gente, ya se sentía que cualquier error iba a estropear el esfuerzo y el orgullo que hasta ahora tenían por haber llegado tan lejos.

Ver más: ¡El tiempo ya inició! Los aspirantes se toman el casting de MasterChef Panamá

Maisa y los jueces recibieron a los aspirantes con dos cajas misteriosas en cada estación, la primera orden era abrir solo una caja y después se descubriría que había en la otra.

El asombro se apodero de los aspirantes al ver que la proteína con la que cocinarían sería langosta y debía también predominar el sabor a jengibre. Todo iba perfecto, hasta que llegó el momento de destapar la última caja; en ella estaba el verdadero cuco para todos, el chocolate, así es, cómo mezclar langosta con chocolate y que sepa bien para rematar.

Por suerte, la creatividad e ingenio de todos salió a relucir, aunque el plato que más encantó a los jueces fue el de Sandra, todos se alegraron por ella, excepto por la mirada de desacuerdo de Héctor que saltó a relucir.

Ya que Sandra había sido la mejor, tenía el gran beneficio del tiempo, esta vez se le fue dado 60 minutos para poder realizar su siguiente reto y, también tenía en sus manos elegir el tiempo de sus compañeros, la repartición fue así: a Gabriel lo benefició con el mayor tiempo, de 50 minutos, a Pablo le dio 45, Jessiel le tocó 40 minutos, en cambio a Barbara y a Héctor fueron los más afectados con solo 35 y 30 minutos.

Pero la bruja le salió a Sandra, porque debía preparar un postre, y ella no es buena con el azúcar, lo que parecía el mejor reto para lucirse y ganar, fue el reto que peor le ha ido, llevándola directo a eliminación y a Héctor al balcón. ¡Vaya manera!

No solo Sandra fue a eliminación, Bárbara y Jessiel la acompañaron, las únicas mujeres de la competencia estaban ahora luchando por no ser eliminada haciendo nada más y nada menos que la réplica del tamal de la chef Cuquita.

¿Se imaginan tener que hacer la réplica exacta de un tamal hecho por la chef Cuquita? ¡Eso no lo logra cualquiera!

El tamal es parte de nuestra cultura, para ser más claros, debes ser panameño si quieres hacer un buen tamal y en eso, Bárbara llevaba la mayor desventaja, sin embargo, los planetas se alinearon y ella en especial, logró sacar adelante un excelente tamal que dejo antojados a todos.

En cambio, para mala suerte de Jessiel, su tamal quedó muy seco y eso fue el detonante para su eliminación. ¡Qué triste!

Como dijo Héctor: “ahora que se ha ido Jessiel, se viene bajando la guerra” ¡Agárrense muchachos!

 

Publicidad

Comments

comments

Más de Andrea Contreras

MasterClass en la semifinal de MasterChef Panamá

Una semifinal muy aguerrida vivieron los cuatro finalistas de esta primera gran...
Leer más