Tres consejos de oro para una madre primeriza

Beautiful young mom is changing her charming little baby nappies. Both are looking at camera and smiling, sitting on bed at home

Mitos, miedos y consejos (a veces erróneos) giran en torno al nacimiento de un bebé y su crianza. ¿Cada cuánto tiempo se amamanta, cómo debe bañarse, qué puede comer, cuáles son las vacunas obligatorias? Si eres madre primeriza el mejor consejo que podemos darte es que tomes aire y te prepares a disfrutar de la mejor experiencia de tu vida.

Ver más: El reto de ser madre primeriza, ¿cómo afrontarlo?

Alimentación: lactancia.
Los beneficios que recibe el bebé y la madre cuando amamanta son increíbles. La leche materna modifica su fórmula según las necesidades del bebé. Al inicio, además de alimentarlo, le brindará anticuerpos que lo protegerán de infecciones. La lactancia materna estimula la producción de la hormona oxitocina, que ayuda a contraer el útero y regresarlo a su estado natural y a disminuir el sangrado postparto. Cuando estás amamantando y le hablas a tu bebé, él parará de succionar y después continuará. Hay científicos que coinciden en que este es el origen del habla humana

Te recomendamos buscar una posición cómoda y en un lugar tranquilo (sin televisión, radio o cuidando a otros niños). Esta postura debe ayudarte a sostenerlo con la boca hacia el pezón. Puedes hacerlo en la cama, sobre una silla o sillón.

Para agarrarlo debes formar un hueco con tus brazos y llevarlo al pecho. El bebé abrirá la boca al sentir el olor, pero si le cuesta reaccionar tócale la mejilla para que lo haga. Cuida que sus labios rodeen completamente la areola. Cuando termine de comer, puedes hacer que suelte el pezón metiendo tu dedo meñique entre sus labios. No lo empujes de forma brusca porque seguro eso te lastimará.

Otra forma de darle leche materna es colocarla en una mamadera. En caso de que te ordeñes y se la des después, considerá que puede conservarse hasta 12 horas a temperatura ambiente (no más de 25ºC) o hasta 5 días en la heladera, 15 días en el congelador y 6 meses en el freezer.

Si la producción de leche no es suficiente, no te sientas culpable. Podés darle complemento y aceptar la ayuda de especialistas en el tema.

Descanso: Arroró mi niño
Uno de los temas que más afecta a las madres primerizas es que no pueden dormir bien. El intervalo de descanso de los bebés es de aproximadamente cuatro horas, la mitad del tiempo que un adulto promedio necesita para “descansar”.
Una de las primeras cosas que recomendamos es que no debes jugar con el bebé cuando querés hacerlo dormir. Ellos aman que le hagan mimos y juegos. Sin embargo, para que puedan dormir más, procurá que no estén agitados.

Otro tip es colocar la cuna al lado de tu cama. Aunque no lo creas y muchos digan que es un error, está comprobado que los niños que se acuestan cerca de los padres, crecen con mayor autoestima y menos ansiedad.

Por último, mantené el cuarto oscuro cuando vaya a dormir. Cuando llegue la noche podés dejar una luz prendida que sea muy tenue o encender una veladora. Reducir la intensidad de luz dos o tres horas antes de dormir, es una excelente idea.

Higiene: ¿Cuánto debe durar el baño?
Esta es una de las dudas más frecuentes de las madres primerizas. Y es que aunque no haya un tiempo específico, existe el conocido “ tiempo prudencial”. Lo más aconsejable es que el tiempo del baño sea de máximo de 10 minutos. Un tiempo mayor aumenta las probabilidades de que el pequeño contraiga alguna enfermedad. Su sistema inmune todavía se está desarrollando, por ende el cambio de temperaturas podría afectarlo de forma directa. Evitá los baños prolongados, 10 minutos alcanzan para cuidar su higiene y lograr que se relajen.

Cuidado de las encías. 
Sin dientes y con ganas de comerse todo, así son los niños. Por ello, debes mantener aseada su boca, y cuidar que no muerda nada contaminado. Y para eso, podés tomar una gasa o toallita suave, humedecerla y pasarla con el dedo pulgar suavemente por las encías. Así eliminas cualquier germen que se aloje en ellas.

Debes realizar este procedimiento después que el bebé tome leche. En especial por la noche que es cuando las bacterias se reproducen más rápido. Recuerda que está PROHIBIDO el uso de pasta dental hasta el primer año. Aunque existan para los pequeños, estas tienen componentes muy fuertes para su paladar.

¡Lava correctamente la mamadera y los chupetes!
Las madres primerizas deben tener presente que la mala higiene del chupete es fuente de enfermedades. Pues en él se alojan millones de bacterias. Cuando el bebé es recién nacido o prematuro es recomendable esterilizar las mamaderas y los chupetes antes y después de utilizarlos.

Para eliminar perfectamente los gérmenes, después de lavar con agua y jabón, podés hervirlos durante 10 minutos (olla de agua caliente o en un tupper en el microondas).

Nota de Eme de Mujer Uy

Publicidad

Comments

comments

Escrito por
Más de Lina Gil

Cómo usar correctores de colores en el make up

por Bettina Frúmboli*El mundo del maquillaje es amplio y amigable, lleno de...
Leer más