Desahogo de mamá: se vale decir lo que quieras

Por María Mercedes González

Ver más: 8 Indicadores de que tu mamá es una de tus mejores amigas

Mi nombre es María Mercedes y les estaré compartiendo mi historia de vida, mis experiencias de esposa y sobre todo la vida de una mamá primeriza.

Primera parte de mi historia…

¡Nos casamos! Después de seis años de noviazgo, mi novio (Guillermo) y actual esposo, me hizo la propuesta de matrimonio a mis 28 años de edad.

Todo estaba súper planeado, habían muchos cómplices: mis hermanas de vida (mis amigas), los amigos de Guillermo, la familia de ambos y amistades en común.

Recuerdo aquel abril del 2014, tiempo de cierre de campaña para las elecciones. Mi hermano, que NO es político, me dijo que había viajado a la capital a ir a uno de esos cierres (el vive en Las Tablas)… Yo como andaba aérea (despistada) de todo, no le metí mente a nada de lo que estaba pasando a mi alrededor.

Ese fin de semana Guillermo me dice: “quiero que me acompañes a una actividad de un cliente en el Casco”… Yo no quería ir, así que me vestí sin ganas.

Cuando él me ve, me dice: ¿tú vas así vestida?.  Me puse brava y le dije ¡SÍ! , ¿algún problema o mejor no voy?.  Él me dice: “no, dale vete así”.  Ya yo iba media brava porque no quería ir.

Llegamos a Casco y pasamos por el lugar a donde íbamos, según él no había estacionamiento… Yo veía todo vacío y empecé a decirle: “¿cómo que no?  ¡Está todo vacío!”. Él me dice: “hubo un incendio en los caserones, no voy a dejar el carro debajo de esas casas quemadas”.

Luego de dar dos vueltas en el carro buscando estacionamiento, nos bajamos…

Cuando íbamos caminando veo el carro de mi hermano y le digo: “¿qué hace Pedro aquí?”.  Guillermo sigue con la cantaleta de que mi hermano capaz estaba buscando estacionamiento para ir al cierre de campaña.

Yo ya estaba dudosa… En mi mente me decía que algo estaba pasando pero ni por la mente que era la PROPUESTA DE MATRIMONIO…

Cuando voy subiendo las escaleras del lugar, escucho a una de mis mejores amigas decir: “Shh, silencio ya viene subiendo María”…

Al escuchar eso paro en mitad de escalera y le digo : “¡Guillermo!, ¿qué está pasando? Estoy escuchando a Jiseth que voy subiendo”. Él estresado me dice “sube por favor”…

Al subir las escaleras veo a todos nuestros amigos y parte de nuestras familias con cartelones que decían “María dile que Sí” y unos mariachis. En ese momento Guillermo se arrodilla y de los nervios solo me pone el anillo.  Debo decir que jamás escuché la pregunta… ja,ja,ja.

Algo que debo destacar de esta experiencia es lo siguiente: uno de una dice que SÍ, pero no sé si les ha pasado que después que piensas que te vas a “CASAR” empiezas a sentir nervios y de la nada surgen algunas dudas, porque casarse significar pasar todo la vida con esa persona; y por más que pensamos que nos conocemos, de igual forma da nervios.

Ese mismo año nos casamos por la boda civil. Un 20 de diciembre de 2014 a los dos meses nos entregaron nuestro apartamento y nos mudamos.

Todo iba súper bien, emocionados con la mudanza, cargadera de checheres, la compradera de cosas para la casa, empezábamos una nueva aventura como esposos.

Cuando llega una noticia inesperada…

La historia continua, el otro viernes en otro desahogo les seguiré contando….

¿ Te gusto mi historia? Cuéntanos cómo fue tu propuesta de matrimonio y  comparte tu experiencia con nosotros.

 

Sígueme en @desahogodemamas en donde te divertirás, compartirás y viviremos experiencias similares. 

 

Publicidad

Comments

comments

Escrito por
Más de Lina Gil

Cómo usar correctores de colores en el make up

por Bettina Frúmboli*El mundo del maquillaje es amplio y amigable, lleno de...
Leer más