Lo que debes hacer con la ropa usada de tus pequeños

 

Ver más: Formas efectivas de eliminar el chicle pegado en la ropa

Los chicos crecen a un ritmo tan rápido que su ropita ¡no les dura prácticamente nada! y en menos de lo que canta un gallo, te ves envuelta en una fortaleza de cajas -o bolsas- repletas con las prendas usadas de tus peques. Pero ¡tranquila! No suenes las alarmas aún, respira que te hemos traído la solución; no sólo una, ¡seis! Tú sólo tienes que seleccionar la que mejor se ajuste a ti.

Pásala: Pásala. Pásala a los primos, sobrinos, a cualquier pariente, amigo o vecino que la necesite o que vaya a hacerlo pronto ¡Comparte! El universo te lo devuelve con creces.

Intercámbiala: Una modalidad relativamente reciente es la del intercambio de ropa. Desde hace un tiempo las aplicaciones para este fin se han multiplicado, así que sólo tienes que buscar en tu tienda de aplicaciones la que más te convenga. En la mayoría de estas apps, puedes intercambiar incluso, hasta los útiles escolares.

Véndela: Tienes tres opciones: a) las vendes a tiendas de ropa usada o de segunda mano; b) Las vendes por Internet, que en este caso es recomendable venderlas en combo de acuerdo a la talla, es decir varias y diversas prendas de una talla en específico en lugar de un solo ítem; c) Haces una venta de garaje.

Dónala: Afortunadamente en España hay miles de opciones para donar ropa. En cada una de las comunidades encuentras organizaciones que reciben y reubican ropa -entre otras cosas- para las personas en necesidad. La Iglesia y Cáritas siempre son una muy buena opción, al igual que las ONGs que trabajan asistiendo a los millones de refugiados a nivel mundial. Escoge la de tu preferencia, la que más llegue a tu corazoncito y regálale una sonrisa a alguien que lo necesita. Te sentirás mejor sabiendo que hoy hiciste algo para mejorar un poquito al mundo.

Hazlo tú mismo: Métete en las filas del bricolaje y el “do it yourself” y dale nueva vida -y uso- a esa ropita que a tu peque ya no le vale. Puedes hacer desde fundas para móviles o almohaditas, disfraces, muñecas, miles de millones de manualidades, tantas que tendremos que hablar de ellas en otro post.

Si nada de esto te vale ni un poquito, entonces agarra un par de tijeras y convierte esa ropita vieja en trapitos de limpieza, toallitas para secar o limpiar o juguetes de trapos para tus mascotas.

Si sabes que más peques llegarán a tu núcleo familiar, guarda esa ropita hasta que les valga a tus futuros hijos. Para que sea más sencillo ubicarlas luego, sepárala y etiquétala por talla.

Lo bueno de estas actividades, además de desocupar tus espacios y hacer que circule la energía en el hogar, es que las puedes hacer con toda la familia, creando una actividad divertida que les enseñe a los peques el valor de sus cosas y lo bonito y gratificante del compartir.

NOTA IMPORTANTE: Sea cual sea la opción elegida, es recomendables que la ropita la clasifiques por talla, modelo (camisas, pantalones, pijamas, etc.); que la entregues lavada, doblada y sin planchar.

Publicidad

Comments

comments

Escrito por
Más de Lina Gil

Alimentos que ayudan a prevenir y superar la resaca

Estos alimentos te ayudarán a proteger tu estómago antes de tomar alcohol,...
Leer más