¿Conoces la fobia a la Navidad?

Angry roommates or sisters in christmas sitting on a couch in the living room at home

Aunque no lo creas estas fechas pueden convertirse en una auténtica pesadilla para algunas personas que simplemente no soportan la Navidad.

Ver más: Todo lo que debes saber sobre el trastorno de ansiedad

Todos conocemos a alguien que sufre algo parecido a ataques de ansiedad cada vez que se aproximan estas fiestas, o la típica persona que odia la Navidad con todas sus fuerzas asemejándose a El Grinch.

Aunque las fiestas navideñas suelen ser positivamente emotivas, puesto que conllevan celebraciones, anhelados encuentros; en ocasiones, este broche de fin de ciclo nos traslada a un inevitable análisis evaluativo del tiempo transcurrido y, como consecuencia, a una cierta inestabilidad emocional en forma de ansiedad, frustración o tristeza motivadas por la insatisfacción personal ante los objetivos incumplidos.

Hoy se sabe que existe el trastorno navideño.

Las fobias son miedos irracionales o desproporcionados que invaden la mente humana y se exteriorizan corporalmente, por lo que tienen un alto componente somático. El mes de diciembre y parte del de enero se convierten así en una prueba de fuego para los que sufren estas perturbaciones.

Entre los síntomas más comunes, destacan 4 trastornos principales para catalogar la fobia navideña. Estos son: aversión social, estrés y auto-exigencia, tristeza repentina y compras compulsivas.

  • La fobia navideña.- Está marcada por las reuniones familiares, empresariales y sociales que llenan la agenda en pocos días y que dejan descubierto nuestras debilidades, sueños y frustraciones. Por lo tanto, los especialistas recomiendan trabajar la gestión de emociones y autoestima.
  • Estrés.- El estrés puede somatizarse generando sensaciones de ansiedad, negatividad, mal humor, problemas alimenticios y trastornos del sueño.
  • Tristeza repentina.- Los estados depresivos se maximizan y dan paso a los miedos. Experiencias como un fallecimiento cercano, traumas y discusiones familiares afloran en estos días. 
  • Las compras compulsivas.- La exposición incontrolada a tantas estrategias publicitarias, la auto exigencia excesiva a la hora de establecer objetivos y la baja autoestima cuando estos se frustran pueden producirnos un estrés inigualable y una angustia irreparable al confrontar lo que un ser humano normal puede alcanzar y lo que este sentimiento generalizado de euforia pretende impositivamente que se alcance.

Publicidad

Comments

comments

Más de Andrea Contreras

¿Sientes que desperdicias comida? ¡Sigue estos consejos para evitarlo!

Durante las fiestas se tiende a preparar diversos platos para compartir con...
Leer más