De esta manera Beyoncé recuperó su figura tras el embarazo de sus mellizos

Si eres fan de Beyoncé seguramente ya viste “Homecoming”, un documental que se estrenó en Netflix, en el que la cantante habla de todo el proceso que hubo detrás de su show en el festival de Coachella del año pasado. Beyoncé tenía que haberse presentado en la edición 2017, pero el inesperado embarazo de sus mellizos hizo que lo pospusiera un año y debió prepararse para volver a los escenarios con un show sin precedentes en la historia del festival.

Ver más: Beyoncé pidió aceptar los cuerpos naturales de las mujeres

Una de las partes de “Homecoming” se enfoca en mostrar su recuperación tras el embarazo de sus mellizos, Rumi y Sir Carter, en la que confiesa haber llegado a pesar casi 100 kilos por lo que tuvo que someterse a un nivel de transformación tanto físico como mental, que incluyó una dieta estricta completamente vegana, una rutina de ejercicios diarios, más los ensayos para la preparación del show.

“Tuve que reconstruir mi cuerpo. Había días que pensaba que nunca más volvería a ser la misma, ni físicamente, ni mis fuerzas ni mi resistencia”. Para lograr mis objetivos, me estoy limitando a no comer pan, ni carbohidratos, ni azúcar, ni lácteos, ni carne, ni pescado, ni alcohol… Tengo hambre”, aseguró Beyoncé en el documental.

Prácticamente Beyoncé tuvo que adoptar una dieta vegana que le permitía comer frutas, verduras, granos, legumbres, nueces y semillas. Confesó que esta estricta dieta implicó mucha presión para ella, pues le exigió a su cuerpo más de lo que podía tolerar con tal de estar en forma.

En una parte del documental se puede ver a Beyoncé probándose uno de sus viejos trajes solo 33 días antes del gran show. “Está bien, esto es un gran logro, en serio, porque no pensé que alguna vez me pondría mi viejo disfraz, y estoy con él y todavía puedo moverme”. Me he sacrificado mucho, he estado trabajando duro”.

Aprendió una valiosa lección 
“Definitivamente me presioné más allá de lo que sabía que podía y aprendí una valiosa lección. Nunca, nunca, me presionaré así de nuevo. Me llevó un tiempo sentirme segura conmigo misma para dar todo de mí (…) eso es difícil cuando no te sientes tú mismo”.

El resultado de todo este trabajo no fue solo una transformación física. “No es como antes que podía ensayar 15 horas seguidas. Ahora tengo hijos, tengo un esposo, tengo que cuidar mi cuerpo”. Además, Beyoncé comentó lo extremadamente duro que fue, cuando su mente no estaba en su cuerpo, quería estar con sus hijos y lamentando dijo que la gente no ve el sacrificio que hay detrás.

Nota de Eme de Mujer Uy

Publicidad

Comments

comments

Escrito por
Más de Lina Gil

Astringente y la forma correcta de usarlo

Una de las cosas que nos molestan al tomarnos una selfie o...
Leer más