Trucos sencillos para retratar a los niños sin desesperarse

Con mucha alegría redacté esta nota, la cual tiene dos objetivos; el primero, brindarle valiosos tips para fotografiar a los niños sin desesperarse y en segundo lugar, lanzar la nueva y renovada imagen de mi blog, mi proyecto de vida “Creciendo con Mamá”, gracias a Evelyn González de Fotoprofesion.

Ver más: 8 Indicadores de que tu mamá es una de tus mejores amigas

Como muchas de mis seguidoras saben, este blog nació el 1 de junio del año 2016, con el objetivo de contarles mi experiencia con el tratamiento para poder lograr un embarazo, a pesar del diagnóstico de ovarios poliquísticos que recibí en el año 2011 y que por más de cinco años me impidió ser mamá; pero en el camino se dio el milagro y ahora este espacio donde escribo cada lunes, se ha convertido es parte de mi vida, inspirado en mi hija de 21 meses, Kiannah Valentina, la demostración de que los milagros existen.

Dicho esto, quiero contarles que pensando en que en el perfil de mi blog siempre muestro el antes de (es decir, allí no era mamá); contacté a Fotoprofesion, quienes se han convertido en mis aliados, amigos y hermosos seres humanos que se dedican con mucho esmero y profesionalismo a fotografiar a bebés recién nacidos y niños; y el resultado fueron imágenes hermosas, naturales, donde Evelyn en realidad no sé cómo hizo, pero logró fotos espontáneas y hermosas a la vez, lo que le agradeceré por siempre y hoy, gracias a su apoyo, quiero mostrarles diversos tips que se pueden tomar en cuenta a la hora de fotografiar a niños, específicamente de 1 a 4 años de edad.

A diferencia de las sesiones de fotos a recién nacidos, cuando los bebés son un poco más grandes, lo que desean en realidad es correr, caminar, jugar, por ende, la persona encargada de la sesión, debe aplicar ciertos trucos, ya que los niños a esa edad no posan ni se quedan quietos.

– Un elemento sorpresa: Por lo general los niños se cansan de que los persigan con una cámara en la mano, por lo que es excelente idea tener preparado un elemento sorpresa, bien sea pinturas, globos, serpentinas, un peluche, un animalito, etc. En este caso, Evelyn le dio un pincel a mi bebé y yo una taza y un librito de pegatinas de Masha y El Oso, lo que hizo que lograra buenas tomas.

– Dejarlos jugar: A esa edad (1 a 4 años) no saben lo que es una cámara, no son modelos, por lo que es necesario dejarlos jugar, que sean ellos mismos, sin presión de quedarse en un sólo lugar, el truco está en que en esos momentos en el que se divierte, la fotógrafa debe estar lista para disparar y disparar la cámara, y seguramente logrará hermosas fotos.

– La sonrisa no lo es todo: No es necesario obsesionarse con una sonrisa, los gestos y hasta una mirada puede convertirse en la foto perfecta, cuando se quiere que sonrían, entonces que sea natural y no obligarlos.

– Jugar con ellos: La persona encargada de tomar las fotos debe involucrarse, jugar con el niño o la niña, hacerle cosquillas, cantarle, hacer algún sonido de un animal, etc; para provocar que se rían, griten, se muevan, de esta forma los resultados pueden sorprender.

Ahora bien, Evelyn González nos explica lo siguiente:

Retratar a un niño no es lo mismo que retratar a un adulto, sobre todo si ya caminan y están entre las edades de 1 a 4 años, a un niño no le puedes decir, siéntate, sonríe a la cámara, así no funcionan las sesiones de niños. Para fotografiar a un niño tienes que entrar en su mundo, hacer de la sesión un juego, cantar, bailar, saltar, hacer mímica, hacer ruidos de animales si es necesario, con tal de crear una empatía que haga invisible a la cámara, pero a la vez tener el dedo listo en el disparador para capturar cada gesto gracioso, cada sonrisa espontánea, mi recomendación a nivel técnico es usar el modo ráfaga de la cámara, aprender a desechar muchas fotos y quedarse con las que más te transmitan emociones

Asimismo, existe un factor importante a la hora de una sesión de fotos donde el niño (a) no está sólo sino que las imágenes serán con su mamá, quien tiene que arreglarse para esa ocasión especial, donde ambos reflejarán su conexión y amor a través de hermosas fotos. Les cuento que en mi caso, la encargada del maquillaje fue Carolina Da Silva, quien hace unos cinco años se dedica a este arte y además atiende en el salón D’Carol Studio, ubicado en la Avenida Justo Arosemena, salida de la Estación del Metro de Santo Tomás, al frente de Banistmo del Hospital Nacional.

Posee una amplia experiencia y en el salón podemos encontrar servicios de calidad y con precios accesibles, no sólo de maquillaje, sino de estilismo, depilación de cejas con hilo, semipermanentes, uñas, faciales y mucho más. Las interesadas en los servicios pueden comunicarse directamente con Carolina Da Silva en el número telefónico 6113-0082 y seguir las redes sociales para conocer más detalles sobre su trabajo.

Definitivamente, el arte de la fotografía aborda muchos elementos, quiero agradecerle tanto a Evelyn de Fotoprofesion como a Carolina de D’Carol Studio, por el apoyo en esta sesión mamá-hija que sirvió para el cambio de imagen de Creciendo con Mamá y a la vez para orientar a todas aquellas personas que quieran tomarle fotos a los niños sin desesperarse y tener los mejores resultados. Para conocer en detalle el trabajo de Fotoprofesion pueden presionar AQUÍ. Ahhh, se me olvidaba, los vestiditos de mamá-hija que utilizamos los compré en www.aliexpress.com. ¡Que Dios me las bendiga!

Publicidad

Comments

comments

Escrito por
Más de Marilyn Cejas

Consejos para cuidar el cabello después del tinte

Si te acabas de teñir el cabello y quieres conservar el color...
Leer más