¿Sabía que la vagina puede deprimirse?

¿Qué tal? Es tan solo un título amarillista, ¿no? Pues NO. Es en serio, la vagina tiene su propio temperamento, justo como tú. Esta puede físicamente estar feliz o completamente deprimida. #TrueStory

Ver más: Formas en que el papel higiénico afecta tu salud vaginal

¿Recuerdas ese episodio de \”Sex and the City\” donde Charlotte dice que su vagina está depre? Bueno, en caso de que hayas olvidado ese episodio, esto es lo que pasa: Charlotte hace una visita a su ginecólogo, porque presenta síntomas de una infección, pero al terminar la cita, el doctor le da el diagnóstico de que: su vagina simplemente está deprimida. Desconcertada, Charlotte sale de la consulta con una receta médica de un ligero antidepresivo y muchas interrogantes.

En términos médicos, la depresión vaginal tiene el nombre de vulvodinia, y esencialmente es una condición vaginal muy dolorosa que afecta a millones de mujeres en el mundo. Esto sucede principalmente porque casi ninguna de ellas conoce de la condición, y obviamente no la tratan.

La vulvodinia es un síndrome de dolor crónico que viene con advertencia y puede durar por periodos MUY largos de tiempo. Usualmente está acompañada de síntomas tales como ardor, comezón, dolor, inflamación y resequedad.

\"vagina\"

La triste verdad es que no existe una causa específica de la vulvodinia, y no fue hasta hace poco, que los doctores la reconocieron como un síndrome real de dolor. De hecho, el diagnóstico es MUY difícil, y es que la vagina está físicamente bien. Los doctores tienen que hacer una prueba física con un algodón para presionar diferentes partes de la vagina para evaluar la severidad del dolor.

Lo peor del caso es que no existe una cura para vulvodinia, aunque sí hay tratamientos disponibles. Como el caso de Charlotte, se puede recetar una dosis muy baja de antidepresivos. ¿Y tú crees que nadie sabe porqué funcionan? ¡Pero lo hace! Aunque en muchos casos no causa gran alivio.

¿Cómo evitarlo? ¡Fácil! Tu mejor opción para evitar la vulvodinia, es tener sexo, MUCHO sexo. ¿Más excusas? Lo que sucede es que el sexo promueve el colágeno saludable y las células que mantienen el flujo de sangre en esa área.

Y bueno, si no tienes pareja, ¡la masturbación también ayuda! Recuerda, la estimulación sexual te hará feliz y, al parecer, ¡también hará feliz a tu vagina!

Foto: Archivo Eme de Mujer

Por Andrea Bouchot

Publicidad

Comments

comments

Escrito por
Más de Equipo Eme