Recupera tu peso con la ayuda de tu bebé

Hace poco fuiste mamá, pero ya querés empezar una rutina de ejercicios para recuperar tu figura. No sueltes a tu bebé, crío en brazos hacé estos ejercicios tan sencillos como efectivos.

Ver más: Cinco ejercicios básicos para combatir el estreñimiento

Con 20 minutos diarios, una vez finalizada la cuarentena y siempre que tu ginecólogo certifique que no existe ninguna contraindicación médica, empieza a moverte.

1. Con los dos pies apoyados en el suelo, agarra a tu bebé y ponlo a la altura tu pecho, llevalo hasta arriba y bájalo flexionando tus brazos suavemente. Esto servirá para reforzar los músculos pectorales. Realiza dos series de 10 repeticiones.

2. Acostada de lado, la espalda recta y con tu bebé pegado a tu pecho, junta tus piernas, subí y bajá una de las piernas contrayendo el glúteo. Haz dos series de 12 repeticiones con cada lado.

3. Empieza en posición de desplante lateral con una rodilla doblada y la otra estirada. Lleva el brazo del lado de la rodilla doblada por arriba de tu cabeza. Estás trabajando los lados del abdomen, por lo que debes sentir el trabajo en esa zona. Regresa al centro y ahora muévete hacia el otro lado, estirando y doblando la rodilla contraria.

4. Apoyá en el piso las rodillas. Con los codos pegados a tus costillas, doblá y bajá el torso. Cuidá mantener la espalda recta y no sacar los glúteos. Si ya te sentís más confiada, probá hacer lagartijas completas. Poné a tu bebé entre tus codos y bajá hasta tocarlo levemente.

Para recuperar el tono muscular de tus nalgas y espalda, coloca a tu bebé sentado sobre tu estómago, doblá las piernas y levantá las nalgas sin arquear la espalda. Repetí este ejercicio 10 veces.

También puedes probar realizando ejercicios con el coche de tu bebé:

Pectorales: Encuentra un banco y estaciona el coche de tu bebé de manera segura a tu lado. Frente al banco, coloca tus brazos tomando como referencia el ancho de los hombros. Manteniendo la espalda y los abdominales fuertes, bajá el pecho y luego vuelve de nuevo a la posición inicial. Mantén tu cuerpo en línea recta.

Zancadillas: Parate detrás del cochecito con tus manos en el manillar, siempre tomando como referencia el ancho de tus hombros. Haz una zancada hacia delante con una pierna, empujando la silla de paseo contigo. Vuelve a la posición inicial y haz otra zancada con la otra pierna. Importante, la rodilla debe estar en línea recta con tu tobillo.

Sentadillas: Parate detrás del carrito y como anteriormente pon las manos en el manillar. Con los pies y las rodillas hacia delante, ponte en posición de cuclillas como si te sentaras en una silla imaginaria, manteniendo el peso de los talones y rodillas directamente encima de los tobillos. Ten cuidado de no apoyar el peso en el carrito, no quieres que se vuelque. Seguidamente vuelve a la posición inicial.

Publicidad

Comments

comments

Escrito por
Más de Lina Gil

Recomendaciones para combatir las causas del mal aliento

El mal aliento, medicamente llamado halitosis, puede ser consecuencia de malos hábitos de...
Leer más