PRIMEROS CUIDADOS DEL BEBÉ – El Cambio de Pañal

Seguimos con los cuidados del bebé desde casa, uno de los detalles que pueden llegar a abrumarnos es el “momento” del pañal y todo lo que esto implica.

Ver más: Primeros cuidados del bebé - Visitas

Es por esto que considero debe ser la segunda entrega de la serie PRIMEROS CUIDADOS DEL BEBÉ donde comparto mis apuntes más importantes de las indicaciones brindadas por mi según mi perspectiva y consejos según mis experiencias:

El Cambio de Pañal

Un Cambio Constante

Desde el momento del parto ya sea bajo la orientación de la enfermera, doula o práctica es recomendable iniciar con los cambios del pañal para perder el miedo y adquirir destreza mientras contamos con “ayuda”.

Mis consejos al momento del cambio son:

  1. Lo primero antes del cambio es tomar en cuenta que la seguridad de tu bebé es fundamental, un lugar estable, con la protección a su cuerpito y donde no pueda voltearse o caerse en el momento que estés tomando alguno de los implementos que necesitas. Estos implementos a su vez deben estar a buena distancia de tu bebé y todos a fácil alcance para ti.
  2. Un cambio rápido es lo mejor, así evitas “fugas” de todo tipo. Si tu bebé acaba de comer busca siempre cambiarlo con un ángulo de inclinación, ya sea usando almohadita o una cuña para evitar que se le devuelva la leche.
  3. Una distracción para tu bebé, puede ser visual o idealmente para sus manos, así evitas que pueda tocar el área “restringida” y este feliz y contento mientras tú haces “la magia”.
  4. Conéctate en ese instante, háblale, cántale o cuéntale lo que haces. Así ambos estarán más relajados.
  5. Protégete de las fugas, si vas a demorar en la transición de un pañal a otro, cúbrele sus partecitas, el frío de la ausencia del pañal puede darle ganas de orinar.

Las Deposiciones

Como padres sabemos que debemos observar las evacuaciones de nuestros bebés para conocer si lo que está comiendo lo está procesando bien. Es por esto que los pediatras acostumbran orientarnos en lo que se encuentra dentro de lo normal y lo que no.

Seguido La guía descriptiva:

  • Colores: La primera deposición de tu bebé suele ser muy oscura, luego y según la leche será su color: amarillenta si es leche materna o verdosa si es leche de fórmula. Inicia a tornar un color marrón al incorporar sólidos.
  • Textura: La textura debe ser pastosa y dependiendo del tipo de leche puede variar según tu alimentación en el caso leche materna o bien no debe variar tanto en el caso de fórmula. (La textura puede variar en el proceso de dentición de tu bebé, tornando más líquida)
  • Olores: El olor varía, de ser leche materna es más suave que el de la fórmula y su intensidad incrementa al ingresar sólidos.

En ocasiones tu ginecólogo o tu médico de cabecera puede recetarte distintos medicamentos o suplementos. Te aconsejo indicárselos siempre a tu pediatra. Un laxante suave muchas veces es sugerido por el ginecólogo luego de una cesárea, lo que puede pasarse al bebé mediante la leche materna. El resultado: deposiciones con mayor frecuencia y liquidez, lo que pudo ser evitado con el reemplazo del laxante por supositorios de glicerina, por ejemplo.

  • Frecuencia: La frecuencia de las deposiciones va acorde a sus tiempos de alimentación. De tener una frecuencia mayor es recomendable revisar lo que comes o consultar con tu pediatra el cambio de la fórmula en uso.

Constipaciones: Dependiendo de los meses que tenga tu bebé, el pediatra puede indicar un lapso sin alerta entre 3 a 10 días sin evacuaciones o con disminución de frecuencia, esto es, si no existe molestia por parte de tu bebé. El control de esta situación que nos genera tanto estrés va desde la verificación de tu alimentación, en el caso de leche materna y de ser fórmula con el cambio de la misma. El uso de supositorios de glicerina para infantes es efectivo, más no debe ser usado con constancia. De ser un caso recurrente debe ser atendido por el pediatra.

La frecuencia del cambio del pañal también dependerá mucho en la cantidad de pis que haga tu bebé, evita siempre llegar al punto en que el pañal este muy cargado, los desechables suelen abrirse si se recargan, exponiendo a tu bebé a roses directos con los geles de su interior, lo que puede ocasionar irritaciones.

Implementos

  • Pañales: El doctor me aconsejó pañales desechables, porque los de tela dan más calor, por ende, los irrita más, aparte que consume mucho tiempo lavándolos. Estos fueron mi primera opción. Debo comentar que mis dos hijos usaron marcas distintas, sus pieles reaccionaron diferente a las mismas marcas. Es por esto que recomiendo ir probando hasta llegar al ideal: Sin irritaciones, sin fugas, buen precio y buen aguante.

Luego descubrí los pañales ecológicos “one size” y decidí utilizarlos en casa dejando los desechables únicamente para salidas, para mí fue un éxito, aunque un poco más tedioso que usar siempre desechables, pero los sentía más frescos.

  • Cremas: Muchas marcas y precios existen para las famosas cremas Anti Pañalitis, en muchos sitios de compra tienen probadores, verifica que no sean muy calientes y que sean lo más sencillas posible. En mi caso las use a cada cambio de pañal hasta los 6 meses.
  • Papeles de Arroz: Es un complemento para los pañales desechables ecológicos o de tela pues permiten mantener a tu bebé lo más seco posible evitando las aterradoras irritaciones.
  • Toallas Húmedas: Es recomendable usarlas a menor cantidad posible, pues muchas pueden resecar las partes de tu bebé. Usarlas para salir o cuando no tienes agua y su jabón cerca es lo ideal. Si decides usar siempre toallas húmedas y el cambiador se encuentra dentro de una habitación climatizada, existen calentadores para evitar el “shock” de temperatura al momento del cambio.
  • Distracciones: Juguetes visuales y/o para sus manos que relacione con el momento del cambio es de mucha ayuda para su tranquilidad mientras le cambias.
  • Cambiador: Como mencione anteriormente, la seguridad, estabilidad y la posición ideal para ti son los puntos principales para esto.
  • Organizador: Un box donde tengas todo lo que necesitas “On The Go”
  • Desechando el Pañal: Existen unas bolsas plásticas buenísimas que aíslan los olores, estás las usé mucho cuando estábamos fuera del hogar ya que son bastante pequeñas. En casa, por otro lado, un canasto de basura especial para los pañales, con tapa doble, y bolsas anti olores incorporadas. Ambos son fáciles de conseguir en farmacias o tiendas de artículos de bebés de la localidad.

Espero mis experiencias y consejos sean de utilidad para ti. Gracias por leerme, recuerda dejar tus comentarios de experiencias y punto de vista.

Por último, te exhorto a consultar con tu médico cada punto sugerido ya que al seguir alguna de las recomendaciones indicadas será bajo discreción propia.

Por Khaly Verdurmen – fundadora del Club Mummy´s Tips

Publicidad

Comments

comments

Escrito por
Más de Equipo Eme