Primeros cuidados del bebé – El aseo diario

Un momento de relajación para nuestro bebé es su delicioso baño, pero son muchos los detalles que debemos tomar en cuenta para que ese momento mágico no resulte en caos. En esta tercera entrega de la serie PRIMEROS CUIDADOS DEL BEBÉ vamos a ver los consejos para que este momento del día sea disfrutado por ti y tu bebé.

Ver más: ¿Cómo ayudar al desarrollo Psicomotriz de un bebé prematuro?

DATOS A TOMAR EN CUENTA AL MOMENTO DEL BAÑO

El primer consejo que me dio el pediatra fue el baño diario, y es que existen creencias que el bebé debe pasar días sin bañarse, creencia que el pediatra me pidió ignorara por completo.

Esta creencia es una mezcla entre el miedo que tenemos las madres por bañar a nuestro recién nacido y el cuidado especial de la delicada piel del bebé.

Nuestro pediatra nos indicó que, para colaborar con el desarrollo de aceites naturales en su piel, es ideal únicamente un baño diario. Y que turnemos un día si y un día no entre baños largos y baños cortos.

Otro elemento que debemos tomar en cuenta es el clima, escoge la hora del baño en que tu bebé tenga una transición de menos impacto para su cuerpecito, generalmente entre 8 y 9 de la mañana.

La temperatura del agua durante los primeros meses debe ser tibia y agradable para tu bebé, puedes hacer uso de un termómetro y mantener el agua en unos 37°C.

La piel de nuestros bebés es muy delicada por lo que la recomendación general es un jabón neutro y sin fragancia, sin embargo, es ideal que el pediatra de tu bebé te recomiende la marca o marcas con características específicas según la piel de tu bebé y sus necesidades.

En el tema del jabón el pediatra nos hizo la observación que durante los primeros meses no usáramos shampoo o enjuagues para el cabello, el jabón especial de cuerpo es el que se usa de cabeza a pies.

Otra recomendación que me pareció espectacular por parte del pediatra es que el uso de esponjas es muy sugerido, pero con el clima húmedo que tenemos el tipo de cuidado que requiere esta esponja es muy elevado. Una alternativa más real es el uso de toallitas pequeñas.

El cuidado de estas toallitas son los mismos que con las toallas para secar a tu bebé, luego de secar a tu bebe que tomen sol, secadora, o colocarlas a su extensión tendidas en el lugar de mayor ventilación de la casa.

Al momento del mismo baño podemos usar una segunda toalla para recostar a nuestro bebé y que este más cómodo. En mi caso, era lo que hacía resultando en 3 toallas diarias en uso al momento del baño.

RUTINA DE BAÑO

  1. Mientras tu bebé está en su cuna, organizamos el área del baño.
  2. Organizamos el área de secado y aseo posterior.
  3. Cuidamos la temperatura del agua.
  4. Verificamos que nuestro bebé orine o haga popo o que esté lejos de este momento.
  5. Creamos el preámbulo con nuestro bebé al cantarle, hablarle o hacerle mimos.

BAÑO LARGO:

Lentamente ingresamos a nuestro bebé al agua en el caso de ser baño largo sosteniéndole siempre la cabecita, cuello y parte de arriba de la espalda. Permitimos que sienta el agua, acariciamos su cuerpo, y luego iniciamos el baño de arriba hacia abajo.

BAÑO CORTO:

Cargamos a nuestro bebé o lo tenemos en su tina seca y lo recorremos con la toallita humedecida, luego lo recorremos con la toallita con un poco de jabón para por último recorrerlo en 2 ocasiones con la toallita humedecida para retirar el jabón y listo.

CUIDADOS ESPECIALES

Luego del baño debemos tener la rutina de aseo tomando en cuenta las distintas partes del cuerpo que requieren cuidados especiales

  • Piel: Procura secar muy bien la piel de tu bebé para luego hidratarla con la crema sugerida por tu pediatra según la necesidad de la piel de tu bebé.
  • Ojos: Los palillos de algodón humedecidos son nuestros mejores amigos para esta tarea.
  • Oídos: La limpieza es externa con palillos y agua oxigenada, para las niñas con las orejas horadadas recuerda limpiar el área de igual forma con agua oxigenada. Nunca introduzcas nada dentro del oído de tu bebé. La parte de atrás de la oreja requiere mucha atención también: Lavarla, secarla e hidratarla correctamente evita hongos, malos olores y que se le abra la piel en esta área.
  • Cabello/Cabeza: Es usual la aparición de una cáspita durante los primeros meses, igual que la pérdida de cabello. Esta área puede generar temor en nosotras por su delicadeza, no obstante, no dejes de lavarla, secarla y peinarla a diario. Peinar a tu bebé varias veces al día y en distintas direcciones es también una manera de estimularlo.
  • Nariz: Aún sin los vellos requeridos para filtrar correctamente el aire que respiran los recién nacidos tienden a estornudar y a producir mucho moquito lo que a veces confundimos con resfriado, para limpiar sus fosas nasales podemos usar palillos de algodón humedecidos con agua salina en el área externa. Si es requerida una limpieza interior, una gotita de agua salina con masajes externos es suficiente. No debes introducir nada por la nariz de tu bebé. (De estar muy congestionado y requerir limpieza nasal con succionador, esto no entra dentro del aseo diario)
  • Encías/Lengua: Cuidado con los consejos populares, el doctor nos indicó que el botulismo es causado en los bebés por la creencia que limpiarle las encías con miel es una buena práctica, la limpieza de las encías y lengua debe hacerse únicamente con una gasa y agua esterilizada de manera suave y en pequeños círculos.
  • Pliegues/Dedos: Lavar entre los dedos de manos y pies y pliegues secarlos muy bien, al igual que evitar dejar excesos de crema en estas áreas evita crear ambientes húmedos que puedan resultar en hongos.
  • Uñas: Uno de los temores que enfrenté, el doctor me indicó que un mal corte puede resultar en mucha sangre y esto lejos de guiarme me aterro más. Mi consejo: evita cortarlas después del baño cuando la piel y las uñas están más suaves de lo usual, cuando lo hagas utiliza tijeras en vez de corta uñas para que tengas mayor control. Revísalas a diario pues son muy filosas y tienden a rallarse la piel con ellas muy fácilmente.
  • Genitales: Los genitales deben ser limpiados con agua borricada y con un algodón, nos dijo el pediatra, si es niña se le limpia bien en los labios interiores para evitar la acumulación de cebito, de ser niño se le limpia en el área de la cabeza del pene estirando el prepucio, de estar circuncidado se le limpia esta área igual. Esto debe hacerse después del baño.
  • Cuidados del Cordón Umbilical: Este debe ser limpiado tres veces al día con alcohol al 70°, algodón y palillos de algodón. Contrario a lo que podamos creer como madres el doctor fue claro: “nada de delicadezas, debe limpiarse muy bien, debes recordar que no les duele y que debes quitar toda esa sangre coagulada y suciedad que tiene para que se seque lo más rápido posible.”  De tener la limpieza correcta debe caerse entre los primeros 8 a 10 aunque esto puede variar de acuerdo al grosor del cordón, con mi hija mi cordón era muy grueso, y mi limpieza muy delicada lo que hizo que durara 15 días, ya con mi hijo hice caso y a los 7 días ya estaba fuera.

ARTÍCULOS

La lista de compras para el aseo de tu bebé puede verse así:

  1. Jabones & Cremas: Su compra debe hacerse después del nacimiento y de acuerdo a la sugerencia del pediatra luego de su análisis de la piel de tu bebé.
  2. Palillos de Algodón, Algodón y Gasas: Adquiere la mayor calidad y mayor cantidad.
  3. Toallas y Toallitas: 100% algodón, idealmente blancas o sin colores.
  4. Alcohol 7%, Agua Boricada, Agua Oxigenada, Agua Esterilizada, Agua Salina: Siempre deben ser parte del kit de aseo de tu bebé y pueden ser comprados en las farmacias locales, recuerda estar pendiente de las fechas de expiración.
  5. Tina/Cambiador: Toma en cuenta la altura y tu facilidad para permanecer ahí, acceder a lo que necesitas, la comodidad de tu bebé y la limpieza que debes darle.
  6. Termómetro/ Otros Artículos: Áreas de secado para lo húmedo, basurero con tapa para los desperdicios, termómetro para la temperatura del agua, vasijas para tener todo lo que necesitas.
  7. Tijeritas/Cepillo: Buena Calidad, y mantenerlos en áreas secas.
  8. Talcos/Perfumes: Debes consultar con tu pediatra, el mío me oriento a evitar todo producto con olor y talcos hasta después de los 2 años.
  9. Juguetes de baño: Es preferible no tenerlos pues son muy propensos al moho, si los adquieres que sean, lavables, libres de orificios y fácilmente inspeccionables.

Espero mis consejos y experiencias te sean útiles. Muchas Gracias por Leerme. Por último, te exhorto a consultar con tu médico cada punto sugerido ya que al seguir alguna de las recomendaciones indicadas será bajo tu discreción.

Por Khaly Verdurmen – fundadora del Club Mummy´s Tips

Publicidad

Comments

comments

Escrito por
Más de Equipo Eme