Primeros cuidados del bebé – Alimentación

Cuando iniciamos el cuidado del bebe desde casa, son muchos los detalles que debemos de cubrir a la par de cambios y adaptaciones que en muchas ocasiones nos abruman.

Ver más: PRIMEROS CUIDADOS DEL BEBÉ – El Cambio de Pañal

Es por esto que considero importante compartir mis apuntes de las directrices dadas por el pediatra de mis bebes en los puntos más importantes, según mi perspectiva, iniciando con:

La Alimentación de Tu Bebé

OPCION A – Lactancia Materna

La Leche Materna es la mejor opción para tu bebé por incontables beneficios de los que puedo mencionar todas las inmunidades que le trasmite. Ya sea mediante biberón o directamente del pecho debemos tomar en cuenta el ángulo en que colocamos al bebé para que su succión sea la correcta y evitar disgusto o malestares en este proceso tan importante y frecuente.

Desde el pediatra hasta consultoras de lactancia son un buen recurso si nos sentimos muy inseguras en todo lo que conlleva este proceso. Recuerda que el mayor enemigo de la producción de leche en la etapa lactante es el estrés.

Un detalle útil que me indico el pediatra fue el manejo de la frecuencia. Si le darás pecho directamente de tus senos, aproximadamente debe estar de 15 a 20 min. en cada mama y esto se repite cada 2 a 3 horas. De ordeñarte y darle en mamadera, sus primeros días puede consumir de 1 a 2 onzas por toma, esto lo puede decidir tu bebé, por ejemplo, mi hija tomaba 2onz cada 2 horas y mi hijo 4 onzas cada 3 horas.

El consejo de mantener un horario establecido, aunque esto implicara ofrecerle la mamadera o el seno antes que pidiera, con el objetivo de respetar el funcionamiento de su cuerpecito y a la vez acostumbrarle a comer en horas establecidas fue ideal para el manejo de mi tiempo. Desde ese momento hasta los meses siguientes me permitía estar preparada siempre y a la vez sentí que evitaba los llantos constantes por hambre.

Luego de la comida debes sacarle los gases, esto lo puedes hacer con pequeños golpecitos a tres dedos de sus costillas o, para mí la mejor forma, hacerle masajes en la espalda de abajo hacia arriba por toda la columna.

Al darles pecho el doctor me solicito que por mi bien mantuviese una alimentación frecuente y balanceada, si yo estaba bien mi bebé también. En mi caso decidí investigar sobre alimentos de fácil digestión, de alto contenido nutricional y que me ayudaran a desinflamarme con mayor rapidez y a la vez a elevar mi producción de leche. El doctor por su parte me sugirió evitar los siguientes alimentos:

  • Pimienta
  • Picante
  • Lactosa
  • Repollo
  • Poroto
  • Puerco
  • Salsas “Cargadas”
  • Salsas Rojas
  • Mariscos
  • Chocolate

…En general cosas que te puedan complicar la digestión, provocarte gases, o malestares.

También me indicó que si consumes guineo o manzana y notas que tu bebe se ha estreñido, puedes dejar de consumirlos para confirmar si son el causante. Por otro lado, si evacua muy líquido, los cítricos y/o papaya pueden ser los protagonistas.

En el caso de que tu familia tenga historial de alergias o de sensibilidad a algún alimento mi consejo es recurrir a un nutricionista que permita disponer de una dieta que te facilite recuperarte, mantenerte saludable, con buena producción de leche y que sea ideal para tu bebé.

Otro punto de mucho cuidado es el cuidado de tu pecho. Toma en cuenta desde el uso de lanolina para mantenerte hidratada, la frecuencia y balance de la liberación de leche en ambos pechos, el uso de sostenes cómodos, uso de “pads” para el control de “fugas” hasta palparte frecuentemente para evitar complicaciones.

OPCIÓN B – La Fórmula

Sinceramente no tuve mucha experiencia con esto. Tuve la “necesidad” de darle formula en cierta ocasión a mis bebes y ninguno me la acepto lo que me llevo manejarme con los congelados de leche materna que tenía.

Si debes darle fórmula, entonces consulta con tu médico cual es la mejor para tu bebé, existen demasiadas opciones y con distintas especificaciones y tal cual como los medicamentos no es recomendable una auto receta.

Cuando consultes es importante que tomes en cuenta las necesidades de tu bebé (desde libres de lactosa, de fácil digestión, alto contenido calórico, etc), tu presupuesto, la fácil accesibilidad a la misma y la cantidad requerida.

También toma en cuenta que en la preparación es imprescindible la calidad del agua que utilices y la limpieza del biberón (Esterilizado) y la temperatura al momento de dársela a tu bebé.

OTROS CONSEJOS

Biberones

De usar biberones para cualquiera de las opciones te presento los siguientes detalles:

Seleccionar biberones que eviten los gases, libre de plásticos tóxicos, fáciles le limpiar, con los chupones más similares al pecho posible y con medidas para apoyarte a la hora de servir.

En mi caso me pareció muy útil contar con un sistema de lavado.  Ya sea que lo hagas mediante ollas, microonda, maquina o manualmente, saber la cantidad de mamaderas que requieres para mantener la frecuencia de lavado que te sea ideal es recomendable tomando en cuenta que es una rutina diaria.

Esta acción requiere desde cepillos, jabones especializados y procesos de esterilización.

Los sistemas van desde un platón con agua caliente para colocar todos hasta llegar la hora del lavado general hasta lavarlos inmediatamente después del uso para luego de tener la cantidad deseada pasar a esterilizarlas.

Otro dato es crearles un espacio en la cocina para asegurarse que estén secas, arregladas y a la mejor disponibilidad posible.

En mi caso, pese a ser lactancia exclusiva utilice biberones y una de las cosas que más me gusto es que permitían que papá pudiera formar parte de la alimentación en todas las fases de la misma.

Ordeñadores

De utilizar ordeñadores toma en cuenta tu día, tu estilo de vida, tu presupuesto, el tipo de limpieza que ameritan y su forma de uso para seleccionarlos, existen manuales, eléctricos, de distintos tamaños y frecuencias.

En mi caso me encantó la facilidad y versatilidad que me daba el manual y en muchas ocasiones mientras mi bebé estaba en un pecho yo lo utilizaba en el otro. Adquirí dos, lo que me permitía ordeñarme en ambas a la vez y a mi ritmo.

Al ordeñar recuerda siempre tener el ordeñador esterilizado antes de cada uso, igual que tener tu pecho limpio, y en el caso que tu bebé acabe de “pegarse” debes limpiarte antes de proceder a ordeñar.

Las bolsas especiales para guardar las leches y un buen marcador para indicar la fecha y hora de guardado son de mucha ayuda. Estas se pueden refrigerar, congelar y al momento de requerirlas puedes usarlas en baño maría para lograr la temperatura correcta. Muchas tienen la medida en el plástico y hasta espacio para que puedas anotar tu comida previa a cuando te ordeñaste por si deseas darles seguimiento a las reacciones de tu bebé en cada toma.

Espero mis experiencias y consejos sean de utilidad para ti. Gracias por leerme, te agradecería mucho si dejas tus comentarios de experiencias y punto de vista.

Por último, te exhorto a consultar con tu médico cada punto sugerido, subrayando que el seguir alguna de las recomendaciones indicadas será únicamente bajo discreción propia.

Por Khaly Verdurmen – fundadora del Club Mummy´s Tips

Publicidad

Comments

comments

Escrito por
Más de Equipo Eme