Hábitos alimenticios que hacen daño a tu cuerpo

No es tu falta de voluntad (o falta de) la que te hace comer de más y subir de peso. A veces, es ese mal hábito que has desarrollado sin darte cuenta, el culpable de tus kilos extra que has cargado por años.

Ver más: Descubre la verdad sobre el alcohol y el aumento de peso

Piénsalo: TODOS tenemos uno que otro mal hábito alimenticio. Hay personas que SIEMPRE hacen un pequeño espacio en su estómago para pedir postre. Hay otros que evitan comer durante el día, para cenar como reyes. O quizá eres de las que come rapidísimo o no puede evitar una coca cola a media tarde todos los días.

La realidad es que, a la hora de bajar de peso, no sólo debes aprender a implementar buenos hábitos, sino que también debes hacer el esfuerzo por eliminar aquellos malos que han estado saboteando todos tus esfuerzos en los últimos años.

Contar calorías

Además de que la calidad y los tiempos de la calorías que consumes son críticas para bajar de peso, la práctica de contar calorías puede ser un arma de doble filo, según Prevention. Según varios estudios, el acto mismo estresa a las mujeres, lo cual, a largo plazo, puede incrementar los antojos. Y no digo que las calorías no sean importantes, sino que hay formas más efectivas para bajar de peso.

Saltarse comidas

Pasar mucho tiempo sin comer puede crear 2 efectos secundarios que afectan tu peso. Primero, quemarás menos calorías para compensar la falta de gasolina cuando lo necesites. En segunda, tus probabilidades para comer de más en la noche aumentan, según Eat Well. Lo ideal es comer algo cada 3 o 4 horas, ¡sin excepción!

Tomar mucho

El alcohol tiene un efecto dominó; después de un trago, tus inhibiciones disminuyen y tu apetito aumenta. Este combo resulta en un consumo excesivo de calorías y más alcohol. Y seguro sucede más seguido de lo que imaginas, porque la mayoría subestima qué tanto alcohol podemos consumir. Lo ideal sería tomar sólo una vez a la semana y máximo 2 tragos. Los resultados serán dramáticos.

Eliminar las grasas buenas

A pesar de que ahora en día se sabe que la grasa no es mala, la gente sigue teniéndole miedo. Comer las grasas correctas es una forma inteligente para bajar de peso, pues además de disminuir la inflamación abdominal, son increíblemente satisfactorias. Producen saciedad prolongada y algunas aceleran el metabolismo, según WebMD.

Comer muchos alimentos saludables

Está bien comer frutas y verduras… pero todo en exceso es malo. La realidad es que, aunque estos alimentos enteros sin ricos en nutrientes que mejoran el metabolismo, en exceso pueden ser contraproducentes. Por ejemplo, una porción de fruta debe ser del tamaño de una pelota de tenis, no más.

Comer alimentos de ‘dieta’

Odio los alimentos de dieta. Primero que nada, están repletos de aditivos no necesarios y difíciles de pronunciar. Y siendo sinceras: no son saludables, y tampoco te llenan. Como resultado, la gente termina buscando algo más para saciar el hambre.

Comer tus emociones

El hábito de buscar comida por culpa de la ansiedad, enojo, aburrimiento o felicidad, es uno de los principales culpables del aumento de peso. Prácticamente nos enseñan desde pequeños en conectar nuestra comida con nuestros sentimientos. Y aunque a veces será inevitable hacerlo, es un hábito que debes eliminar lo más pronto posible.

Nota de Eme de Mujer

Publicidad

Comments

comments

Escrito por
Más de Lina Gil

Tips sencillos para aliviar los cólicos menstruales

  La  dismenorrea o cólicos menstruales son dolores previos a la menstruación o durante...
Leer más